✴︎

Inhalaciones territoriales

Ana Laura Cantera – Colaboración Demian Ferrari

 El territorio urbano inhala y coexiste. Ya dejó de ser distópico y se convirtió en un nuevo paisaje antropocénico que se impregna de agentes humanos y sus productos. La polución presente en la atmósfera es una gran amenaza a nivel mundial y la principal causa de muerte prematura. Las micropartículas de gases invisibles 

suspendidos en el aire cohabitan con nosotros e ingresan a nuestros cuerpos con la misma rapidez y naturalidad con la que respiramos. 

Inhalaciones territoriales se basa en la captura de esas partículas y su uso como tinte para teñir micomateriales . La primera etapa del proyecto consistió en realizar derivas realizadas con una mochila de recolección de CO2 ambiental y otros gases presentes en la atmósfera de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano sur de Buenos Aires. El dispositivo posee ventiladores que ingresan aire hacia filtros de micelio, que es la parte vegetativa de los hongos que funciona como un biomaterial. Sobre esta superficie viva se depositan las micropartículas y contaminantes ambientales, como el CO2 y el material particulado respirable. A su vez, posee sensores de gases y otros componentes electrónicos que permiten identificar los elementos absorbidos como también almacenar los datos de tipología registrados en las áreas de desplazamiento. Por otro lado, durante los recorridos es posible ver en tiempo real los niveles de gases registrados in situ mediante una pulsera con un lcd conectada a la mochila, que posibilita determinar lugares críticos. 

Los filtros utilizados en los diferentes recorridos se fueron tiñendo acorde a los lugares transitados, obteniendo coloraciones grisáceas típicas del hollín y de los residuos de los hidrocarburos presentes en el aire. Con ellos, se realizó un “cianómetro” (dispositivo creado en el siglo XIX para conocer cuán azul podía ser el cielo), pero en este caso, contemporáneo: un instrumento poético para saber cuán gris/cuán contaminado puede estar nuestra atmosfera. 

La obra se enmarca dentro de mi desarrollo de cocreaciones interespecies en asociación con lxs no-humanxs. Mediante la vinculación con la especie de hongos Pleurotus ostratus, busco accionar sobre el territorio para conocerlo desde la conjunción y el encuentro. Utilizo la tecnología como un medio visualizador que me acompaña a indagar el territorio y a rehabitarlo desde la reflexión y la posibilidad de explicitar los productos del capitaloceno presente en el aire que respiramos. 

La convocatoria hace énfasis en las miradas hacia lo viviente desde concepciones de la ciencia y el arte. Mi propuesta desconstruye la Ciencia hegemónica desde prácticas low-tech DIY (Do It Yourself), GIY (Grow It Yourself) y DIWO (Do It with Others) que democratizan el conocimiento científico y a su vez posibilitan obviar el laboratorio para evitar las manipulaciones invasivas antropocéntricas. En mi línea de trabajo, busco abrazar a lxs otrxs vivientes desde el concepto de Anna Tsing de contaminación para la creación de mundos superpuestos